Como motivarse en los primeros entrenamientos

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en abdominales o en el core o núcleo de nuestro cuerpo, la mente nos lleva directamente a esa imaginaria tableta de abdominales que solo unos pocos pueden conseguir de manera tan definida, pero realmente esa es solo una parte de todo. Tu núcleo es esencialmente el tronco de tu cuerpo e incluye tu espalda, columna vertebral y los abdominales. A pesar de que un abdomen plano es algo atractivo, un núcleo fuerte es más que esencial.

Tu core mejora con prácticamente cualquier actividad que realices. Reforzar tu núcleo corporal mejora tu estabilidad y el rendimiento deportivo. Si tienes un tronco débil tendrás más posibilidades de sufrir lesiones no sólo deportivas, sino también en tu día a día. Por ejemplo, tienes más probabilidad de lesionarte en la espalda o la cintura, o incluso caerte o perder el equilibrio si tu core es débil.

Después de analizar los beneficios que te trae mejorar tu core, puede que todavía quieras alcanzar esa tableta o 6-pack que muchos anhelan. Pensar que el verano está ahí cerca es un motivo más que suficiente, pensarán algunos… pero no te preocupes, puedes pensar en ambos objetivos, mejorar tu salud física y mejorar el aspecto físico. Además, lo mejor de todo es que no tienes que morir haciendo abdominales. A continuación te vamos a dar unas indicaciones para que no te rompas la espalda sin sentido 🙂

Consejos para mejorar tus abdominales

Si eres principiante, pon cuidado en estos tres puntos:  la postura, en tu dieta y tus hábitos deportivos. Todo ello contribuye a que tu abdomen luzca como un “muffin” o sea atractivo. Echemos un vistazo detalladamente a cada uno:

Cuida tu postura:

¿Te acuerdas cuando tus padres o profesores te decían que no encorvaras tu espalda al estar de pie? Pues te estaban dando uno de los mejores consejos: estar de pie con tus rodillas, caderas y hombros perfectamente alineados mejora tu core e incluso hacen parecer tu “barriguita” más plana.

Haz ejercicio:

Cuando tu objetivo es fortalecer tu core y abdominales, no caigas ne la trampa de solo hacer abdominales. El éxito es combinar el trabajo en la zona abdominal junto con entrenamientos cardio. Correr, yoga, pilates, ciclismo o natación son tus deportes aliados para mejorar tu estado físico general y conseguir tu objetivo de manera más efectiva. Cuando hagas abdominales, asegúrate de que las estás haciendo correctamente y con la postura adecuada para evitar lesiones de espalda. Mezcla tu rutina de entrenamiento con planchas, sentadillas o burpees para trabajar tu core mucho más allá y triunfarás en tu camino a un vientre plano y definido.

Cuida tu dieta:

Finalmente, considera empezar a hacer dieta (¡o al menos, cuidar tu alimentación!). Especialmente si comes mucha comid basura, alta en grasas o azúcares, tus esfuerzos no servirán para nada. Como bien sabes, una alimentación sana parte de ingerir vegetales, legumbres, hortalizas y frutas. Puedes consumir otros alimentos pero siempre con moderación. Un pequeño consejo si quieres un vientre plano es dejar de lado el comer habichuelas, brócoli, repollo o coliflor, ya que provocan gases e inflan tu estómago. Junto a esto, el mejor aliado para una alimentación sana es una comida lenta, sin prisas, masticando mucho y saboreando todo lo que ingieres. Obviamente deja de lado las bebidas refrescantes azucaradas, el agua es tu mejor amiga.

Un core fuerte es súper importante a cualquier edad. Más allá de buscar un cuerpo 10 solo par ael verano, el cuidar tus músculos abdominales y de espalda o glúteos, te hará tener una mejor calidad de vida. Mantén fuerte tu cuerpo y preserva tus habilidades con el tiempo incluyendo un entrenamiento de core en tu rutina de fitness.