Entrenamiento de fuerza con barra para mujeres

Está claro que realizar actividad cardiovascular es una forma excelente de conseguir una vida sana. Pero si eso es todo lo que haces, tu cuerpo (básicamente tus músculos y tus huesos) pueden estar amenazados. En otras palabras, si no incorporas un programa de fuerza en tus rutinas semanales, estás perdiendo músculo, disminuyendo la fuerza de los huesos y te será más difícil mantener el peso que has perdido.

Sigue leyendo para descubrir la importancia de activar tu fuerza: con unos pocos entrenamientos a la semana, totalmente necesarios tanto para mujeres como para hombres.

Jóvenes en un entrenamiento de fuerza
Adelgaza con entrenamiento de fuerza

Adelgaza con entrenamiento de fuerza

Si tu objetivo principal es desprenderte de algunos kilos, no te comprometas a un plan solamente de ejercicio cardiovascular. Aunque los entrenamientos de cardio son importantes para subir tus pulsaciones, aumentar el músculo es lo que reduce el volumen, tonifica y crea un físico de revista.

¿Prefieres perder unos kilos y estar flaco pero sin definición? ¿O prefieres un físico fuerte, tonificado y con una forma atractiva de pies a cabeza? Tanto si utilizas la resistencia de tu propio peso corporal para ejercicios como sentadillas, zancadas, flexiones o abdominales, o realizas un entrenamiento de fuerza con máquinas para realizar press de pecho, de piernas o curl de bíceps, te convertirás en una versión de ti mismo más sana, fuerte y empoderada, que además durará más tiempo.

Perderás peso en menos tiempo entrenando con peso

Chicas, escuchad: no os vais a poner grandes ni mazadas por ir a la sala de pesas y hacer unos cuantos press de pecho o curl de bíceps. Lo que sucederá será que ganarás definición y una fuerza de supermujer, ayudándote a perder peso de una forma más eficiente y, lo mejor de todo, mantenerlo.

¿Sabes por qué? Cuanto más músculo tienes, más grasa quemas. Es decir, cuando incorporas sesiones de fuerza a tu rutina semanal, no solamente te estás haciendo más fuerte, sino que también estás creando músculo que tu cuerpo tiene que ir reconstruyendo… lo cual gasta mucha energía. Traducido a lenguaje cristiano: gastas más calorías, se acelera tu metabolismo y por lo tanto tus objetivos serán mucho más fáciles de conseguir.

No importa cuál sea tu objetivo de pérdida de peso o de ponerte en forma, realizar rutinas de fuerza te ofrece una oportunidad de acelerar tu metabolismo, ganar fuerza y quemar muchas más calorías que con cualquier otro entrenamiento. Solamente con realizarlo tres veces por semana tendrás un cuerpo del que podrás estar orgulloso.