Los mitos para adelgazar que deberías evitar en año nuevo 1

Inténtalo y vuélvelo a intentar… es lo que te suelen decir cuando se trata de perder peso. Este año multiplica tus oportunidades de éxito combinando tus esfuerzos con información correcta y veraz. Estos mitos sobre pérdida de peso, en realidad, sabotean tus mejores intenciones de ponerte en forma. 

“Perder peso implica pasar hambre”

Una dieta hipocalórica con una excesiva restricción de calorías no funciona. De hecho, tu cuerpo se pondrá a ralentizar el metabolismo porque pensará que estás pasando hambre real (como por escasez de alimentos) y esto provocará que dejes de perder peso. Rechaza dietas muy bajas en calorías y busca un equilibrio adecuado de nutrientes. 

→ No dejes de consumir grasas e hidratos

Un consumo moderado de grasa aumenta la sensación de saciedad, así que te sentirás lleno antes y más satisfecho, incluso si comes menos. Por otro lado, los carbohidratos complejos te dan energía y mantienen estables tus niveles de azúcar en sangre, evitando tener hambres voraces. 

→ Añade proteínas

Complementa tu dieta con proteínas (carnes bajas en grasa, legumbres y frutos secos) para construir músculo y acelerar así el metabolismo.

“Puedo comer lo que quiera si entreno”

Siento decirte que este es el mito de los mitos sobre pérdida de peso. La mayor parte de las personas que practican ejercicio a menudo sobreestiman el número de calorías que se queman haciendo deporte, mientras que infravaloran su consumo diario de las mismas. El ejercicio ayuda a la salud cardiovascular y al bienestar general. También ayuda a construir músculo, que contribuye a un metabolismo saludable. Pero el ejercicio no es una excusa para pasarse comiendo. Elige una dieta sensata de entre 2000 y 2500 calorías al día para perder peso.

“Perderé peso si dejo el gluten”

La moda gluten-free se está volviendo cada vez más viral, pero no es una fórmula mágica para perder peso. Lo mismo se puede aplicar para veganos, vegetarianos o seguidores de la dieta paleo. Aunque bien es cierto que estas dietas pueden ser de ayuda para alergias, intolerancias o simplemente preferencias personales, no tienen ningún tipo de garantía. Es decir, para perder peso tienes que escoger calorías de calidad en moderación. Las patatas fritas, por ejemplo, no contienen gluten y son veganas. 

“La comida sin grasa ayuda a perder peso”

Los alimentos libres de grasa que comercializa la industria alimentaria suelen estar cargados de azúcar para que sepan mejor. También sacian menos al no contener grasa, por lo que acabas comiendo más. Estudios recientes han demostrado que los alimentos grasos saludables pueden incluso reducir el riesgo de diabetes. Elige fuentes naturales como los frutos secos, las semillas de chía, el aceite de oliva virgen o los aguacates. De esta manera, tendrás un “chute” nutricional y un sabor delicioso que te ayudará a sentirte saciado. 

“Cuidarse no importa tanto como la dieta y el deporte”

Cuando estás intentando llegar a tu peso ideal es importante que tengas una visión holística. Recuerda que es esencial dormir entre 7 u 8 horas todos los días, ya que un mal descanso te hará tener más hambre y buscar alimentos menos saludables. 

Controla el estrés, ya que si te dejas llevar por él tus hormonas sabotearán la pérdida de peso haciéndote comer más de lo necesario.

Practica meditación y sé consciente de lo que sientes al comer; vigila esas horas del día en las que tienes más posibilidades de “pecar” y analiza por qué. Pregúntate cuál es la causa de que de repente te apetezca comer chocolate o necesites llevarte a la boca unas patatas fritas; lo más probable es que necesites otro tipo de comida para satisfacer tus necesidades. 

No dejes que estos mitos saboteen tus buenas intenciones de principio de año. Infórmate bien sobre cuál es la realidad y empieza a hacer cambios que sean beneficiosos para tu salud. Y después, como consecuencia, perderás peso.