consejos, alimentación y Maneras de quemar grasas

No tengas miedo de buscar sustitutos cuando las intolerancias o las alergias hacen que ciertos alimentos sean difíciles de digerir. Estos consejos te ayudarán.

Sé creativo

Aunque tengas alergias o intolerancias, no tienes por qué renunciar a la variedad en tu cocina. Si mantienes la creatividad, puedes disfrutar de un gran rango de sabores. Aprovecha internet para encontrar recetas de cualquier índole con alimentos que te gusten o sin esos alimentos que tienes que evitar consumir. 

Sustitutos de los lácteos

Tanto si piensas hacerte vegano como si tienes alergia a los lácteos, puedes utilizar compota de manzana o bananas para reemplazar los huevos en muchas recetas. También puedes recurrir a las semillas, como las de lino, que mezcladas con agua crean una especie de gel que tiene una textura similar a las claras de huevo. Esto te servirá tanto para preparar brownies hasta rebozados. Las semillas de lino son excelentes para rebozados cuando no quieres consumir hidratos o gluten. Al igual que la compota de manzana, puedes utilizar las semillas de lino para preparar repostería.

Sueña lo imposible

Disfruta de una hamburguesa deliciosa. Hay opciones veganas de hamburguesas, como Impossible Burger o Beyond Burger, que harán las delicias de cualquier amante de la ternera. Si necesitas sustituir el pescado, puedes optar por los palmitos o el tofu. Cada vez son más las opciones disponibles en el mercado que sustituyen a la carne, alcanzando sabores increíblemente parecidos.

Opta por el comercio local

Hay muchas formas de hacer frente a las intolerancias alimentarias o a las alergias. Puedes ir a tiendas locales en las que se vendan productos ecológicos o que normalmente no encuentras en tu supermercado habitual. También en las tiendas de frutas y verduras suele haber una variedad mucho más amplia que en un supermercado al uso. 

Si quieres evitar el gluten, puedes optar por distintos cereales libres de gluten como algunos tipos de avena, el arroz, el mijo o la quinoa. 

Salsas más saludables

Utiliza aceite de oliva o de coco en lugar de salsas como la de soja o la mayonesa. Utiliza salsas más densas como el tahini o la mantequilla de cacahuete natural para darle sabor a tus platos.

Cada vez es más fácil encontrar opciones variadas en supermercados y restaurantes, que tienen un etiquetado donde identificar los alimentos problemáticos resulta sencillo. Poco a poco, tener una alergia no implica tener que renunciar a sabores o a texturas que hacen tus comidas mucho más placenteras.