Mujer embarazada haciendo ejercicio yoga

¿Futura mamá? ¿Piensas que no puedes hacer deporte durante tu embarazo?

Te traemos dos ejercicios para embarazadas a continuación:

¡Piénsatelo otra vez! En un embarazo normal y de bajo riesgo, el ejercicio es seguro, sano y beneficioso siempre y cuando sigas un par de consejos importantes: Consulta con tu médico antes de empezar cualquier tipo de entrenamiento, especialmente y más, estando embarazada. Nunca te sobreesfuerces o tu ritmo cardíaco se pondrá por las nubes. Hidrátate bien antes, durante y después del ejercicio y toma descansos frecuentes.

Si entrenas con peso, que sea ligero y en todo caso, aumenta las repeticiones en vez de cargar más peso y menos repeticiones. No hagas ejercicios que conlleven estirarse en el suelo, ya que pueden ser peligrosos especialmente en el tercer trimestre, y por supuesto, nada de deportes de contacto.

Un buen plan de entrenamiento con sencillos ejercicios puede darte la energía necesaria para soportar el momento del parto y la parte final del embarazo, donde todo se vuelve más pesado y complicado. El deporte ayuda incluso a que el bebé vaya cogiendo peso a un ritmo adecuado y sin problemas.  ¿Te gustaría ser una futura mamá en forma? Prueba estos 2 ejercicios al menos para tener un resultado idóneo:

Yoga como ejercicio para embarazadas

El Yoga es conocido por su ayuda a reducir niveles de estrés, ayudar con la relajación de tu cuerpo, mejorar tu respiración y ritmo cardíaco, así como reforzar músculos. ¡Todo ello es súper importante para que nazca el bebé sin problemas!

La mayoría de posturas de yoga son seguras para una mujer embarazada, pero mejor evita cualquier postura que estire tus músculos pélvicos o los fuerce, que tengas que estirarte en el suelo sobre tu espalda, o tengas que girarte o doblarte de una manera drástica (o incluso perder el equilibrio). Evita también el Bikram Yoga, donde sudas a causa de las altas temperaturas con las que se debe practicar. ¡Ni se te ocurra meterte en una sesión de este tipo de Yoga!

Las mejores posturas de yoga para embarazadas son: el Gato-Vaca, el Guerrero, el Árbol y la postura de Cobbler.

Caminar es buenísimo para ti y tu hijo/a

Parece simple, pero caminar es uno de los ejercicios para embarazadas de bajo impacto que mejor sientan a principiantes o gente que hace poco ejercicio. Empieza poco a poco y aumenta progresivamente tanto el tiempo caminando como la distancia, mientras aumentas tu resistencia. Camina a un ritmo confortable (nada de ir con la lengua fuera).

Lleva cuidado con las temperaturas extremas, como por ejemplo en verano o invierno. En estos casos lo mejor es tirar de máquina de caminar, dentro de un gimnasio o en tu propia casa si dispones de una. Y por último, elige unas buenas zapatillas de deporte, cómodas, que te sujeten bien el tobillo y se ajusten bien al pie.

En definitiva, si estás embarazada y no haces algo de ejercicio es porque no quieres. ¡Más sencillo imposible! Aprovecha cuando mejor tiempo haga, sal a disfrutar del sol y recoge la energía que te ofrece.