5 técnicas postentrenamiento para recuperarse como un atleta profesional

técnicas postentrenamiento para recuperarse como un atleta profesional

La mayoría de los entusiastas del gimnasio y de los locos por el fitness se centran demasiado en su régimen de preentrenamiento y de entrenamiento real sin tener en cuenta ampliamente los hábitos postentrenamiento. Como resultado, su cuerpo es incapaz de recuperarse rápidamente y acaban pasando el resto del día, o incluso un par de días, fatigados. Y lo que es peor, corren el riesgo de lesionarse durante la siguiente sesión de entrenamiento.

Índice

    1. Hidrátese abundantemente

    Beber suficiente agua es siempre una buena regla, pero aún más después de una sesión de entrenamiento. Aumentar la ingesta de agua puede ayudar al cuerpo a normalizar su presión arterial más rápidamente, estabilizar el ritmo cardíaco y enfriar las temperaturas internas del cuerpo. El agua también contiene trazas de electrolitos esenciales, como el sodio, el magnesio, el calcio y el potasio, que se pierden al sudar durante el entrenamiento. Además del agua, puedes compensar la pérdida de electrolitos tomando bebidas con electrolitos, batidos de frutas, leche y zumo de coco.

    2. No te tomes la hora feliz

    A algunas personas les gusta celebrar un entrenamiento exitoso en el bar local. Y aunque puede ser una celebración bien merecida, beber alcohol es contraproducente para tus objetivos de fitness y salud. Según la Asociación Nacional de Fuerza y Acondicionamiento, el consumo de bebidas con un 4% o más de contenido de alcohol puede aumentar el volumen urinario, lo que significa que se drenan más electrolitos del cuerpo. Además, el alcohol altera la capacidad de tu cuerpo para sintetizar proteínas, lo que en última instancia significa que tu cuerpo no puede realizar las reparaciones musculares necesarias.

    3. Toma un tentempié proteico

    Comer después del entrenamiento puede parecer algo contraproducente, especialmente si estás tratando de perder peso. Después de todo, acabas de perder todas esas calorías y ahora vuelves a llenar tu cuerpo con un tentempié. Pero los expertos recomiendan tener cuidado con lo que eliges para comer después del entrenamiento en lugar de evitar por completo los alimentos. Come algo que sea rico en proteínas, como huevos, yogur o un sándwich de mantequilla de cacahuete. Las proteínas, combinadas con un determinado cóctel de hormonas, ayudan a reparar los daños sufridos por el tejido muscular tras el ejercicio físico.

    4. Duerme una siesta

    Cuando tu cuerpo entra en el ciclo natural del sueño, ayuda a facilitar una rápida recuperación muscular y te revigoriza con nueva energía. Dicho esto, limite su siesta a no más de dos horas, ya que de lo contrario podría sentirse aturdido después de la siesta. También debes elegir un horario que no se acerque a tu hora habitual de acostarte para no interrumpir tu ciclo normal de sueño.

    5. Métase en un baño frío

    Seguro que has visto esta técnica que realizan los atletas en las películas o en los programas relacionados con el fitness. Y tampoco se trata de un ritual inventado por Hollywood. Es una técnica real que es popular entre los atletas deportivos, los levantadores de pesas y los artistas marciales. Al tomar un baño frío después del entrenamiento, se reduce significativamente la inflamación y el dolor muscular

    Hacer ejercicio no es un objetivo único; es un estilo de vida. Si no eres capaz de recuperarte adecuadamente antes de tu próxima sesión de entrenamiento, no podrás rendir a tu nivel más óptimo. Utiliza los consejos mencionados anteriormente para no perder de vista tus objetivos de fitness y para mantenerte seguro en la colchoneta.

    Esta web usa cookies! Más información